Growth hacking: El secreto de hacer mucho con “poco”.

En este artículo te llevaré de la mano, a través de los conceptos más básicos del Growth Hacking, este nuevo arte que está creciendo de manera exponencial a las compañías sin gastar una fortuna.

Tal vez últimamente has visto a algunas personas que ponen “Growth-Hacker” en su perfil de LinkedIn, o has escuchado en otros blogs o sitios acerca del término. Incluso no dudo que hayas estudiado el caso de empresas como Airbnb, DropBox, Pinterest o Gmail que de la noche a la mañana tuvieron un crecimiento “mágico”.


Cada vez es más común escuchar “Growth-Hacking” como un concepto dentro de las empresas tecnológicas y cool. ¿Pero qué significa esta nueva filosofía que han adoptado las startups para su crecimiento exponencial?


¿Qué es el Growth Hacking?

Me gusta referirme a este término como una disciplina y metodología que busca con el mínimo coste y esfuerzos posibles incrementar de forma rápida y notoria el volumen de beneficios, ya sean usuarios nuevos, ingresos, conversiones o como quieras llamarle.


Probablemente también hayas escuchado el concepto “viralización”, incluso, lo has utilizado de manera cotidiana. En términos de marketing, podemos decir que algo fue viral cuando se utilizaron “los mínimos recursos posibles para lograr el máximo”.


El Growth-Hacking está construido sobre 3 pilares:

  • Marketing creativo: Como en la historia de David contra Goliath, donde nosotros somos el pobre David, sin presupuesto de Marketing, pero con creatividad suficiente para encontrar nuevas formas de lograr grandes resultados con mínimo esfuerzo.
  • Software, ingeniería y automatización: Está de sobra decir que no contamos con todo el tiempo del mundo, por lo que es necesaria la automatización de procesos para ser productivos y eficientes.
  • Análisis de datos: Si no mides, no entiendes lo que haces. Debes ser capaz de interpretar lo que sucede en tus procesos, porque sólo así podrás mejorarlos.

Pero no te agobies, según Aaron Ginn (@aginnt) tiene que ver más con la mentalidad que con las herramientas. Lo importante es la forma de pensar, interpretar y trabajar.


¿Cómo aplicar el Growth-Hacking a tu estrategia de marketing?

Como en toda estrategia de ventas, debes estar muy consciente del proceso de tu funnel para detectar la manera de viralizar.
Para que nunca más lo olvides, compartiré contigo un tip: El funnel pirata.


¡¡AARRR!!


Adquisición: ¿Cómo consigues llegar a los clientes que te interesan? ¿Cómo te encuentran?
Activación: ¿Tus clientes consiguen lo que buscan? ¿Estás solucionando su problema?
Retención: ¿Tus clientes vuelven? ¿Están conscientes de que les ayudas?
Resultados: ¿Cómo obtienes beneficio al solucionar sus problemas? ¿Cómo podemos mejorar los ingresos?
Referidos: ¿Los clientes hablan de ti con sus amigos? ¿Sienten que realmente les estás ayudando?


Una vez que tienes definida cada etapa de tu funnel, puedes seguir con los siguientes pasos para crear tu programa de crecimiento y recuerda, ¡debes ser creativo en cada paso para lograr el crecimiento viral a través del usuario!


¿Es posible medir la viralidad?

La base del Growth Hacking es aprovechar al máximo el coeficiente de viralidad, que es la capacidad de crecimiento viral a través de un usuario que atrae a otros, así como el tiempo de cada ciclo viral, considerando que cuanto menos tiempo pase entre cada proceso, mejor.

Tiempo de cada ciclo viral (TCV)

TCV = A + B + C
A= El usuario conoce por primera vez tu producto y lo adquiere.
B= Tu cliente decide que le gusta lo suficiente como para invitar a sus amigos.
C= El amigo invitado decide probar tu producto también.

Índice de viralidad (K)

K= i x c
i = Número de invitaciones enviadas por cada consumidor.
C = % de conversión de cada invitación.

Por ejemplo, digamos que yo invité a 5 amigos a leer este increíble blog, y de esos 5, uno de ellos eres tú. Es decir, representas el 20%.
Entonces:
K= (5 invitaciones a leer Markéfilos) x (1 amigo / 5 amigos invitados)
K= 5 x 20%
K= 1

Si el coeficiente viral (K) es mayor a 1, significa que estamos creciendo de manera exponencial y orgánica, es decir, cada usuario trae al menos a otro nuevo.
En cambio, si el coeficiente viral es menor a 1, significa que crecemos de manera lineal.

La única forma de lograr que el coeficiente viral sea mayor a 1, de manera “natural” es haciendo que tu producto sea tan maravilloso que la gente lo recomiende a sus amigos, y esos amigos lo recomienden a otros amigos, y esos otros amigos nuevamente lo recomienden…

Además, te tengo una buena noticia: ¡Si a los amigos de tu cliente también les gusta tu producto, a tus clientes iniciales les va a gustar todavía más!


¡Ahora te toca a ti ponerte creativo!

Pero antes, no olvides compartir con otros 5 amigos este blog para que cada día seamos más los apasionados y creativos dentro de esta comunidad de Markéfilos.


¿Conoces otros casos de éxito de Growth-Hacking? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on reddit
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

PUBLICIDAD

Artículos Relacionados

Suscríbete a nuestro Boletín

PUBLICIDAD